XVII Jornadas Técnicas de Seragro

Los tipos de camas y su relación con determinadas enfermedades centraron la segunda sesión del encuentro

Los tipos de camas y su relación con determinadas enfermedades centraron la segunda sesión del encuentro
  • Unos 1.500 ganaderos, veterinarios, técnicos y demás profesionales del sector lácteopasaron entre ayer y hoy por la Facultad de Veterinaria de Lugo para asistir al foro técnico que organiza cada año en estas fechas la cooperativa Seragro.

La jornada dio comienzo con una conferencia a cargo del veterinario David García sobre control de insectos, roedoes y aves a fin de evitar la propagación de enfermedades en las granjas y minimizar los riesgos de introducción de otras nuevas. Manifestó que “aún queda mucho por hacer” en este campo e insistió en que conseguir tener las plagas a raya es “clave para poder reducir el uso de antibióticos y mejorar la salud pública”.

Lo relevó en el estrado la veterinaria del Servicio de Calidad de Leche de Seragro Almudena Tato, que profundizó sobre la terapia selectiva de secado, basada en la elección de aquellas vacas que necesitan antibiótico frente a las que no. “La terapia selectiva se debe aplicar en explotaciones seleccionadas con base en la correcta salud de ubre del rebaño y luego se escogerán las vacas que requieren tratamiento y las que no, lo que resultará en la reducción de antibióticos sin variación significativa en la salud de ubre”, explicó.

Después del café, la ingeniera agrícola Rebeca Cembranos compartió con los asistentes su experiencia como asesora en nutrición de granjas en Sajonia, donde se encuentra el 5 % del total de vacas censadas en Alemania. La media de vacas en las ganaderías de esta región es de 280, con una tendencia al alza. “Estas grandes estructuras están obligadas a invertir en un sistema de producción con una alta rentabilidad, con reducción de los costes fijos y de personal”, aseveró, por lo que alcanzar una producción vitalicia de 40.000 kg de leche tiene una “justificación económica y social”, y mantiene que “vidas efectivas de más de 15 kg de leche vaca/día son necesarias para alcanzar la zona de ganancia”.

Acerca del coste de la alimentación, citó unas cifras de 12-14 céntimos/kg de leche y dijo que “la mejora de la calidad y el aumento de la cantidad de silo de maíz y hierba son determinantes para la reducción de los costes de alimentación y el alcance de altas vidas vitalicias”.

Cembranos dio paso al veterinario gerente de Casa Grande de Xanceda, Guillermo Martínez, que definió como “una empresa familiar dedicada a la producción, transformación y comercialización de derivados lácteos de alta calidad”. Desde su fundación en 1968, esta ganadería apostó por el pastoreo como base de su sistema productivo y su leche está certificada por el Consejo Regulador de la Agricultura Ecológica de Galicia desde el año 2004. Al respeto, cabe destacar que Casa Grande de Xanceda es en la actualidad la primera marca de yogur ecológico de España. “El pastoreo define nuestros productos y sobre él queremos seguir trabajando para rentabilizar la producción con la obtención de una leche con el mejor perfil en ácidos grasos omega y animoácidos”, afirmó.

LAS CAMAS, ÚLTIMO BLOQUE TEMÁTICO

Ya por la tarde tuvo lugar un bloque temático que giró alrededor de las camas de las vacas. El técnico de gestión de Seragro Gonzalo Gómez expuso las alternativas para el descanso de las vacas y sus costes en Galicia.  En cuanto a dar respuesta a qué material de encamado es mejor, el técnico aseguró que no existe una respuesta única, ya que depende de muchos parámetros y “de la importancia que cada ganadero le dé la cada uno”. En todo caso, lo que sí dejó claro es que “una buena cama es aquella en la que hay espacio suficiente, está bien dimensionada, seca y limpia, cuenta con material suficiente, es fácil de manejar y es barata”.

Lo siguió en el escenario su compañero del Servicio de Podología José María García, que puso en relación el tipo de cama y la salud podal a partir de un análisis hecho con base en datos recopilados por podólogos de Seragro en 131 explotaciones que suman más de 23.000 vacas. Dentro de los incidentes registrados se señalan varias patologías, algunas de las cuales, como la úlcera o la enfermedad de línea blanca, están muy relacionadas con el tipo de cama y el manejo del descanso de los animales. “Cada tipo de cama presenta algún punto negativo que, con buen manejo, seremos capaces de superar, sin disminuir la salud podal ni la producción de nuestros animales”, concluyó.

A continuación, el ingeniero agrónomo Adolfo López abordó las consecuencias que la arena empleada en los cubículos puede ocasionar a largo plazo en la fertilidad de las tierras de cultivo al modificar la textura de manera irreversible y hacerla más areosa.

“La opción más conservadora de manejo –dijo– sería ir distribuyendo la arena en la máxima superficie posible a lo largo de los años, de forma que la dosis acumulada en cada parcela fuera moderada y el perjuicio, pequeño. Si la arena se reparte regularmente se disponen de bastantes años antes de acumular una dosis significativa de, al menos, 500 t/ha, que ya podría tener consecuencias sensibles (más sensibilidad a la sequía, menor capacidad de retener nutrientes, etc.)”. No obstante, la idea que quiso trasmitir es que “el vertido de arena en los suelos es una práctica que se puede hacer sin grandes consecuencias si se maneja bien”.

La siguiente intervención corrió a cargo del veterinario especialista en calidad de la leche Oriol Franquesa, que habló de la alternativa de reutilización del estiércol como material de encamado y expuso algunos de los sistemas de manejo y mecánicos disponibles para higienizarlo y mantenerlo en las condiciones idóneas con el objetivo de evitar efectos negativos en la salud de ubre de los animales.

Cerró este bloque temático el ganadero Pedro Ezcurra, socio de la ganadería navarra Aldapa SCL, en la que, desde el año 2017, emplean la fracción sólida del purín como material de encamado después de hixienizala en una biocélula vertical. Ezcurra compartió con el auditorio los miedos iniciales, que dieron paso a unos excelentes resultados de confort y de salud de ubre de su rebaño.

La alergóloga Beatriz Veleiro puso punto y final a las XVII Jornadas con una ponencia sobre las alergias relacionadas con la leche que dio paso al tradicional brindis de la leche.