LA CLAVE DEL ÉXITO, TRES LELY A5 Y TRÁFICO LIBRE

Mas Gener, la primera granja robotizada de la península con Lely

Los hermanos Marc y Quim Xifra son socios actualmente de la ganadería catalana Mas Gener junto con su madre. Cabe resaltar de esta explotación que fueron los primeros de toda España y Portugal en apostar por el ordeño robotizado hace ya más de veinte años, momento en el que instalaron un Lely A2 y, posteriormente, otro. Con el paso del tiempo, reemplazaron estas unidades por tres A5 con resultados satisfactorios. Más en Vaca Pinta 45.

Mas Gener es una explotación familiar situada en Riudellots de la Selva (Girona) y regentada actualmente por los hermanos Marc y Quim Xifra y por su madre, María Sala, quienes cuentan con la ayuda de varios empleados. “Soy de las primeras generaciones de ganaderos que hacemos este trabajo porque queremos y no porque nos ha tocado”, confesó Marc Xifra.

Actualmente disponen de tres robots Lely Astronaut A5, con los que ordeñan 200 vacas y obtienen una media de ordeños diarios de entre 2,8 y 2,9 litros, llegando a los 8.000 litros al día.

LOS INICIOS DEL ORDEÑO ROBOTIZADO EN ESPAÑA

Marc Xifra, uno de los hermanos, estuvo trabajando en una granja en Canadá durante un verano y, más tarde, pasó un año Estados Unidos, en Minnesota, en una ganadería de leche que, en aquel momento, en 1997, era la que tenía una producción más alta en todo el país. Durante esta experiencia pudo conocer a muchos europeos que también se formaban allí, lo cual fue positivo más tarde, una vez regresó a Europa: “Esto hizo que tuviera mucha relación con ellos y que nos reuniésemos de vez en cuando”.

En uno de esos encuentros fue cuando Xifra pudo conocer de primera mano el ordeño robotizado. Fue en Holanda, donde varios ganaderos visitaron la primera ganadería robotizada que existía, a finales de 1990: “Me pareció increíble. Supongo que la sensación sería similar a cuando mi abuelo vio por primera vez un tractor”, expuso.

Más tarde, también estuvo presente en la feria Agribex de Bruselas con un grupo de jóvenes ganaderos. En ese evento, pudieron observar un robot de Lely trabajando en directo. “Yo estaba todo el día en el stand. Las vacas se ordeñaban solas… era la atracción principal de la feria”, relató Marc Xifra al respecto.

Una vez de vuelta en Cataluña, había que hacer un proyecto nuevo en la granja: una sala de ordeño, una nave… Al poco tiempo, su padre le pidió a Marc Xifra que viajase hasta Holanda para poder conversar con los trabajadores de Lely. Sin embargo, todavía no se podía vender el robot en España, aunque, poco después, un comercial de la firma holandesa se presentó en la explotación y les ofreció el robot de ordeño. “Fuimos los primeros en firmar un contrato y en empezar a utilizar un A2, sobre el año 2000. La experiencia fue muy grata; gracias a ello, todavía estamos trabajando con vacas y mi hermano se enganchó a ellas”, narró Xifra.

Por aquel entonces, mantuvieron la sala de ordeño y fueron creciendo poco a poco. Instalaron una nueva nave, en el año 2008 pusieron el segundo A2 y, en 2020, cambiaron los dos A2 por dos A5. En octubre del 2023 implantaron una tercera unidad del A5. “Creo que gracias a los robots de Lely seguimos estando en el sector con una buena calidad de vida”, indicó Marc.

MUY BUENAS CIFRAS Y TRÁFICO LIBRE

Los niveles de producción han aumentado en la granja con los Lely Astronaut A5 que instalaron recientemente en sustitución de los modelos anteriores: “Estamos en un promedio de entre 39 y 41 litros por vaca y día”, expusieron. Con respecto a esto, Marc Xifra informó de que estos robots pueden ordeñar hasta a 65 ejemplares con medias muy altas y en tres ordeños diarios: “Por lo que me cuentan y por lo que veo, Lely es el Ferrari de los robots”.

Asimismo, Marc Xifra afirmó ser un defensor del tráfico libre: “La vaca va a ordeñarse cuando ella quiere, a su ritmo. Otro aspecto en el que me he fijado es que con este sistema aumentan su longevidad”. “Las vacas tienen que estar cómodas, bien y con tráfico libre, que es lo mejor que hay”, añadió Quim Xifra.

También han notado que todo esto les ha ayudado mucho económicamente: “En los últimos años hemos vendido excedente de ejemplares de recría. Los clientes vuelven y repiten, así que es satisfactorio ver que tus animales no son solo buenos en tu casa, sino que también lo son en otras zonas. Todo esto ha sido gracias al robot”.

De los A5 destacaron en Mas Gener el volumen de información útil que proporcionan, por ejemplo, los celos o la detección de alguna patología, además de datos de rumia, producción de leche diaria... Y todo se puede consultar desde el móvil, con lo cual resulta ser una manera de trabajar muy agradable tanto para los animales como para los trabajadores de la granja.

Un dato interesante de los socios de la explotación es que, cuando instalaron una de sus naves, ya pensada para los robots, se dieron cuenta de que era necesario incluir un área de separación para poder dividir a los animales. “Las vacas que habían producido más de 70.000 litros de leche agradecían tener un parque donde poder tumbarse más libremente”, expresó Marc Xifra.

Actualmente, tal y como cuenta Quim Xifra, tienen un robot en cama caliente para vacas más adultas, de entre cuatro y siete partos y, los otros dos, con cubículos: uno para primerizas y otro para animales de dos o tres partos.

LAS VENTAJAS DEL LELY ASTRONAUT A5

Después de veinte años trabajando con el ordeño robotizado, Marc Xifra tiene muy claros cuáles son los beneficios de los A5. En primer lugar, recalca su fiabilidad: “Tienes muy pocas alarmas. En un año, de tener que venir por la noche tres o cuatro veces. Eso no es nada”. Además, añadió que en el caso de tener que acudir a la granja por una alarma, puedes solucionar el problema muy fácilmente. Con respecto a las cifras de vacas falladas, también son mínimas; muchas veces, ninguna.

Acerca del cambio del A2 al A5, las mejoras que percibieron en Mas Gener fueron varias. Quim Xifra afirmó que “la vaca entra recto, mejor, no está agobiada dentro del box. Además, es muy rápido y ágil conectando el brazo, muy fuerte, acepta patadas… Yo, a veces, pregunto a los técnicos qué más se puede mejorar del A5, porque no se me ocurre nada”.

Por otra parte, Marc Xifra destacó que entre él y su hermano pueden gestionar el negocio trabajando un fin de semana cada uno, disfrutando de vacaciones en familia y atendiendo a las necesidades personales que les van surgiendo, lo que sería más complejo con una sala de ordeño.

En cuanto al bienestar animal, desde la ganadería declararon que la máquina trata bien a los animales y que es óptima para ellos. Además, gracias a los robots de ordeño, los ganaderos vuelven a disfrutar de sus ejemplares, ya que pueden trabajar con ellos individualmente, tal y como subrayó Marc Xifra.

UN FUTURO PROMETEDOR Y SOSTENIBLE CON LOS ROBOTS

Quim Xifra resaltó que últimamente cada vez más ganaderos están instalando los robots en sus explotaciones, probablemente para reducir la mano de obra y ser más eficaces.

“Yo lucho porque el sector agrario siga hacia delante a través de mi organización”, –explicó Marc–, “también consigues dar más calidad de vida a los trabajadores: si la gente está satisfecha y feliz, todo sale mejor”.

Xifra concluyó que, en su opinión, los robots han venido para quedarse: “Cada día están funcionando más, desde Lely han sido unos visionarios y han podido ser capaces de sacar un producto que se va mejorando generación tras generación, lo cual hace que ser ganadero sea fácil y que se vayan a preservar las explotaciones familiares y las granjas grandes de nuestro país”.