La robotización con DeLaval pisa fuerte en Los Pedroches

En una de las zonas ganaderas por excelencia en el sur, el Valle de los Pedroches, se encuentra la ganadería La Ciguñuela. Se trata de un negocio comandado por Francisco José Madueño, junto con sus padres, en el que hace un año experimentaron un salto de calidad en su trabajo tras el paso a la robotización del ordeño con la adquisición de dos robots DeLaval VMS™ V310 equipados con el sistema Herd Navigator para el control de celos. Más en Vaca Pinta 45.

LA CIGUÑUELA

Localización: Dos Torres (Córdoba)

Propietarios:Francisco José Madueño Medrán, Francisco Madueño Misas y Andrea Medrán Peralbo

Empleados: 1

Vacas en ordeño: 116

Media de producción: 44,7 litros/vaca/día

Porcentaje de grasa: 3,00 %

Porcentaje de proteína:3,20 %

Recuento celular: 160.000 cél./ml

 

Desde hace poco más de un año, la ganadería La Ciguñuela tiene instaladas dos unidades del robot DeLaval VMS™ V310 con tráfico dirigido forzado. Fundada en 1968 en Dos Torres, en pleno Valle de los Pedroches, en el momento de nuestra visita estaban ordeñando 116 vacas, las cuales producían una media de 44,7 litros al día por animal, con unos porcentajes de grasa del 3 % y de proteína del 3,20 %.

Tras este primer año de experiencia con el ordeño robotizado, Francisco Madueño lo tiene claro: “No me arrepiento, no volvería a ordeñar en sala”, afirma el copropietario de este negocio que, hasta principios de 2023, empleaba una sala de 2x10. “La libertad que nos dan los robots no la tendríamos con el sistema anterior”, remarca. “Valoramos mucho que los fines de semana se pueda hacer cargo una sola persona del trabajo; además, ahora es mucho más asequible poder descansar una tarde entre semana y, aun con menos mano de obra (antes teníamos dos empleados y ahora solo uno), nos apañamos fácilmente”.

Como ocurre en muchos casos, la falta de trabajadores fue precisamente uno de los motivos que los impulsó a pensar en la robotización del ordeño, así como la intención de mejorar en términos de eficiencia y bienestar animal.

“Concretamente, nos decantamos por los robots de DeLaval porque a mí siempre me han gustado más”, responde Madueño al preguntarle por la elección de este modelo. Además de su robustez y de los extras con los que cuenta, alude a “las posibilidades de colocación individual y manual, aspecto que valoramos especialmente para enseñar a animales primerizos”. 

Estima en seis meses el periodo de adaptación desde su puesta en funcionamiento, tanto para el rebaño como para los ganaderos. “Los primeros dos o tres meses son complicados, pero al medio año ya ves que la cosa fluye y, hoy en día, estamos perfectamente acostumbrados tanto ellas como nosotros”, explica Francisco José.

Durante esta transición estuvieron acompañados y asesorados por el equipo técnico de DeLaval y ahora, echando la vista atrás, destacan los cambios positivos que han percibido tanto en cuanto a su trabajo, que requiere de menos esfuerzo físico, como a la productividad de sus animales. “Lo notamos especialmente en primerizas, que pican mucho más de lo que lo hacían en la sala”. Además, sus productoras han experimentado mejoras en términos de bienestar animal: “Es espléndido verlas ahora, están menos estresadas, van a su ritmo y nadie las molesta”.

MAYOR CONTROL DE LOS CELOS CON HERD NAVIGATOR

Los robots de La Ciguñuela tienen instalados, como extra, el Herd Navigator, que permite gestionar los rebaños de forma proactiva. Proporciona un análisis preciso de la leche para desarrollar un plan de acción para cada vaca y para el rebaño, con el fin de mejorar la rentabilidad de la granja gracias a al incremento de los resultados de reproducción y a la reducción de los costes sanitarios, así como hacer un uso más eficiente del tiempo. DeLaval DelPro™, junto a Herd Navigator, avisa de las vacas que necesitan ser inseminadas, preñadas, tratadas o a las que hay que prestar más atención.

“En general, el Herd Navigator les ahorra mucho tiempo a los ganaderos, advierte de los celos antes de que se hagan visibles, y, además, ayuda a confirmar preñeces y abortos y a detectar quistes luteales y foliculares, así como anestros”, explica Isaías Madueño, técnico de DeLaval en la zona de Córdoba. 

“Nunca habíamos tenido ningún sistema de monitorización de los animales y al dar el paso al robot pensamos que lo necesitábamos, ya que con este método se supone que vas a pasar menos tiempo en la granja”, expone el propietario de La Ciguñuela. “Para nosotros, la mayor ventaja del Herd Navigator es que, con él, prácticamente te olvidas de mirar celos y, además, te da una hora fiable de inseminación, lo que te asegura hacerla en el momento oportuno. Eso redunda en más vacas preñadas y, por consiguiente, en una mayor eficiencia”.


Junto con el robot y el arrimador de comida, en La Ciguñuela disponen de cepillos rotativos de esta casa para favorecer el bienestar animal, así como de dos ventiladores para combatir el estrés por calor, un problema especialmente importante en esta zona, y de un tanque buffer.

COMIDA SIEMPRE ACERCADA Y REMEZCLADA CON DELAVAL OPTIDUO™

“En esta granja también han instalado recientemente el arrimador de comida DeLaval OptiDuo™ buscando tener una circulación de animales más fluida”, enuncia el técnico de esta marca. De esta manera, cada una tiene su rutina, se levanta, se alimenta, va al bebedero, se acuesta… y no dependen de que se les arrime la mezcla para comer.

“Con este sistema, además de liberarnos del trabajo de estar todo el día arrimando, nos aseguramos de que a nuestros animales nunca les falta la comida”, añade Madueño. “Estoy muy contento con esta adquisición, el DeLaval OptiDuo™ es un producto muy interesante”, valora.

CONTROL EN REMOTO CON DELAVAL DELPRO™

La robotización del ordeño trajo consigo en La Ciguñuela comenzar a emplear la aplicación DeLaval DelPro™. “Antes de empezar con los robots, estuvimos formándonos para saber usarla correctamente, algo que creo que fue muy importante, ya que es una herramienta con la que trabajamos a diario y que nos está aportando datos de gran utilidad, especialmente en lo que se refiere al ordeño y la salud del animal”, remarca Madueño, quien destaca la comodidad de poder conectarse en remoto desde el teléfono para gestionar las alarmas, sin necesidad de desplazarse hasta la granja en muchas ocasiones.