GEA pone en marcha la primera sala de ordeño robotizada en España

GEA pone en marcha la primera sala de ordeño robotizada en España

La sala rotativa robotizada GEA DairyProQ de 40 plazas empezó a ordeñar el pasado día 19 de marzo en la explotación Paulorena Holstein, de Almacelles (Lleida).

El ganadero Joan Giribet y su hijo Àlex, propietarios de Paulorena Holstein, todavía recuerdan cuando en su visita a la feria de Silleda para conocer los nuevos robots de GEA el gerente de GEA Farm Technologies en aquel momento, Pedro Muñoz, les dijo: “Si ordeñáis 400 vacas y pensáis que podéis llegar a 1.000, vosotros lo que tenéis que montar es una DairyProQ”.

Después de haber visitado robots convencionales de distintas marcas durante más de 10 años en varios países del mundo, en 2015 se decidieron por la sala de ordeño rotativa robotizada y el pasado día 19 de marzo se puso en marcha. Es un proyecto muy ilusionante que culmina ahora, después de casi 15 años visitando explotaciones a nivel internacional, con el objetivo de buscar la mejor solución para robotizar el ordeño y poder llegar a ordeñar un total de 1.000 vacas.

Las salas de ordeño rotativas robotizadas son ya una realidad. Existen importantes referencias en Europa, Estados Unidos y Canadá, con tamaños desde las 28 hasta las 80 plazas, que nos marcan el camino de lo que sin duda va a ser el futuro de las explotaciones de cierta dimensión.

Este proyecto completo realizado por GEA consiste en una sala rotativa con 40 robots diseñada para ordeñar perfectamente 1.200 vacas tres veces al día. Francesc Oliva, director comercial de GEA para esta línea de negocio, y máximo responsable de que este proyecto se haya materializado con éxito, resalta que “con esta solución tenemos todas las ventajas del ordeño robotizado y el rendimiento y la organización del trabajo que se consiguen con una sala rotativa”.

CLAVES DIFERENCIADORAS
Esta sala permite un rendimiento medio real de 200-250 vacas/hora, es capaz de analizar la leche por cuartos (temperatura, conductividad, flujo de leche, color, etc.) y de determinar si la leche es buena o mala. Al igual que el robot de GEA, es la única máquina robotizada del mercado capaz de separar la leche de los diferentes cuarterones y, una vez analizada, enviarla al desagüe o al tanque de leche. Con una sola colocación y aprobado por la FDA, coloca las pezoneras, hace pre-dipping y limpieza, despunta y analiza los primeros chorros por cuartos, ordeña y hace el post-dipping. Al análisis por cuartos, añadimos actualmente el control de células somáticas mediante el sensor M6850, que hace el análisis en continuo sin cortar el flujo y sin el uso de reactivos ni mantenimiento del equipo.

Para los apasionados del sector vacuno de leche, esta es, sin lugar a duda, la herramienta que permite conseguir un ordeño perfecto con una garantía de calidad de leche, ya no solo vaca a vaca, sino pezón a pezón.

OTROS EQUIPOS
El proyecto en Paulorena Holstein se completó con la instalación de otros equipos GEA que favorecen la calidad como el nuevo Chiller de enfriamiento de leche con gas propano, que consigue un alto ahorro energético y evita los gases fluorados, y un sistema de lavado de la sala de espera mediante flushing, de GEA HOULE, que permite un gran ahorro de agua.

Así, GEA continúa fiel a su compromiso de ser cada vez más competitivos en el mercado, un objetivo que tan solo creemos que se logrará si pensamos en ahorro energético, en reducción de mano de obra y en producir un litro de leche con un menor coste.