TRÁFICO LIBRE Y DOS A4 EN URRUELA

El Lely Astronaut A4 mantiene sus excelentes resultados con el paso de los años

En la localidad de Respaldiza, en el ayuntamiento de Ayala (Álava), nos encontramos con la granja Urruela. Sus propietarios cuentan con dos Lely Astronaut A4 desde hace diez años y, con el transcurso del tiempo, han observado que la eficiencia de los robots permanece intacta. Lo vemos en Vaca Pinta 41.

Diez años atrás los socios de Urruela, una ganadería situada en Respaldiza, municipio de Ayala (Álava), empezaron a pensar en automatizar el ordeño. Tras realizar varias visitas a otras explotaciones y valorar diversas opciones, finalmente escogieron el Lely Astronaut A4 y el tráfico libre que este asegura.
Enrique Urruela es uno de los socios de esta granja, junto con su mujer, Ziortza López, y su hermana, Mila Urruela. Poseen más de 170 cabezas en la actualidad, con 100 vacas en ordeño que producen una media de 38 kilos/vaca/día. Con los dos A4 de los que disponen, están haciendo una media de 3,5 ordeños diarios, con un porcentaje de más del 30 % de tiempo libre.
Cabe resaltar que en el año 2020 se aventuraron en un nuevo proyecto familiar, que consistió en abrir su propia quesería: Soloitza Gaztandegia. Así, gran parte de la leche que producen la transforman en este negocio propio: “Estamos haciendo hincapié, sobre todo, en el producto local”.


LOS INICIOS DEL TRÁFICO LIBRE EN URRUELA
La nave actual de esta ganadería se construyó en 2001, momento en el que decidieron instalar una sala de ordeño de 2x8. Sin embargo, con el tiempo, comenzaron a cavilar en cómo mejorar.
Así, en 2010, tuvieron la idea de automatizar el ordeño. Sopesaron varias opciones y, en resumen, apostaron por el Lely Astronaut A4. “La base es que las vacas siempre tienen los robots accesibles, es decir, tráfico libre. Hacen lo que quieren y dejamos que las vacas sean vacas”, expresó Enrique Urruela.


¿POR QUÉ ELEGIR LELY?
Urruela lo tiene muy claro: “Después de muchos años de experiencia, yo recomendaría a otros ganaderos que se dejen asesorar por Lely y, sobre todo, que dejen a las vacas su propia libertad y que no se dediquen a arrimarlas. Esto es un error gravísimo, porque las acostumbran a que las tengan que llevar al robot”.
El socio de la granja también explicó que el secreto del robot es que disminuye la mano de obra y mejora el estado de los animales. Otro de los aspectos que más les agradó de este sistema fue el descenso en el porcentaje de mamitis que apreciaron cuando se pasaron al ordeño robotizado con Lely: “Antes siempre teníamos un porcentaje de entre un 5 y un 10 % de mamitis y ahora llevamos meses sin ninguna”.
“Mucha gente viene aquí por la quesería y les sorprende el tráfico libre, ver que las vacas interactúan con la máquina completamente”, contó Enrique Urruela. Esto se debe a que el robot está pensado para los animales, para que sea algo suyo y que no tengan que forzarlos a ir a ordeñarse. Por tanto, van con toda libertad y sin ningún tipo de problema, lo que desemboca en un número de rechazos prácticamente nulo. “Al final, está diseñado para ellos y para su bienestar, no para el ganadero”, indicó. 


LA EFICACIA DE LOS ASTRONAUT PERDURA EN EL TIEMPO
Los Farm Management Support (FMS) de Lely acompañan y asesoran a los ganaderos antes, durante y después de la instalación de los robots. Guiomar Aguilar, FMS de Lely en el País Vasco, explicó que para la compañía es muy importante que a la gente le vaya bien.
“A menudo nos preguntan cómo funciona un A5. Sin embargo, también nos gusta enseñar un A4 e incluso un A3 después de muchos años de uso”, relató Aguilar. En esta explotación se puede ver claramente: disponen de dos A4 desde hace 10 años y la efectividad de los robots se ha mantenido intacta a pesar del paso del tiempo. Unai Etxaiz, delegado de ventas de Lely en el País Vasco, Navarra y Cataluña, lo expuso así: “Esta es la manera que tenemos de contrastar cómo operan las máquinas. La apuesta es segura con cualquier Astronaut”.
Actualmente, mucha gente demanda robots rehabilitados para sus explotaciones. En Lely trabajan con A3 y A4 reacondicionados, a los cuales aplican muchas de las últimas novedades del A5. “Al final, la clave es que todos son Lely Astronaut”, apuntó Unai Etxaiz.
Con el software de gestión Lely Horizon se observa el número de fallos de los robots, ya sea un A5, un A4 o un A3: “Todos están entre 0 y 5 fallos. Para nosotros es vital la fiabilidad de los Astronaut y que no haya interacción humana, es decir, no tener que poner ninguna pezonera a mano”, aseveró la FMS.


OTROS DISPOSITIVOS DE LELY
Además de los Astronaut, esta marca ofrece a los ganaderos herramientas y recursos adicionales para facilitar su día a día y las tareas que deben llevar a cabo en las granjas. Una de ellas es el Lely Horizon, una aplicación de gestión de ganaderías.
“Ahora que está tan de moda la inteligencia artificial, cabe destacar que Lely Horizon es una herramienta de trabajo que también nos asesora y nos da consejos”, apuntó Guiomar. Así pues, este programa, al analizar varios parámetros, da recomendaciones como las de no inseminar u ordeñar con menor frecuencia a algún ejemplar. También aporta datos económicos, como el margen por vaca.
El Lely Vector es otro de los dispositivos que la compañía ofrece a sus clientes, con el cual se puede saber con exactitud cuál es el coste de alimentación por vaca y día y la eficiencia de la alimentación. Por último, esta marca también cuenta con un arrimador de comida, el Lely Juno, que en Urruela ya está en marcha.
Unai Etxaiz aclaró que desde Lely potencian el éxito económico, un aspecto primordial en todas las explotaciones, al disminuir la mano de obra, mejorar la vida social del ganadero y prestar atención a las protagonistas, las vacas, para mejorar al máximo su bienestar: “Si a todos les va bien, todos ganamos”, concluyó.